viernes, 3 de septiembre de 2010

LUIS ROGELIO NOGUERAS (CUBA,1944-1981)

OFICIO



Veo lo mismo que tú ves
(o incluso menos, porque mi vista declina).
Sólo que, cuando tú duermes,
o haces el amor en complicadas posiciones
(lo que también hago, con dificultad),
yo trato, con dificultad, de convertir
lo que ambos vimos en palabras;
y luego, con dificultad, las palabras en versos;
y más tarde, con dificultad, los versos en poemas
(cosas que a veces consigo, con dificultad).
Y entonces publico esos poemas, con dificultad;
y por ellos, a menudo, con dificultad, me
        felicitan amigos y desconocidos,
y también con dificultad,
Me odian más los mentirosos,
me llaman mentiroso los ciegos,
las mentiras me ciegan de odio.




OJO, PINTA



Me hice viejo
pero no sabio.
Todo lo que aprendí sobre el amor
de nada me sirvió.
Todo lo que vi en el corazón de las mujeres
no era todo lo que había en el corazón de las mujeres.
Con las piedras que tropecé
no volví a encontrarme;
otras nuevas me hicieron caer.
Cuando me aparté diciendo
esa perra ya me mordió
entonces
me mordió una gata.




MATERIA DE POESÍA



Qué importan los versos que escribiré después
ahora
cierra los ojos y bésame
carne de madrigal
deja que palpe el relámpago de tus piernas
para cuando tengas que evocarlas en el papel
cruza entera por mi garganta
entrégame tus gritos voraces
tus sueños carniceros



Qué importan los versos donde fluirás intacta cuando partas
ahora dame la húmeda certeza de que estamos vivos
ahora
posa intensamente desnuda
para el madrigal donde sin falta
florecerás mañana.                                              




AMA AL CISNE SALVAJE




                            ama tus ojos que pueden ver
                                          tu mente que puede oír
                               la música, el trueno de las alas,
                                             ama al cisne salvaje

                                        Robinson Jeffers



No intentes posar tus manos sobre su inocente
cuello (hasta la más suave caricia le parecería el
brutal manejo del verdugo).

No intentes susurrarle tu amor o tus penas
(tu voz lo asustaría como un trueno en mitad de
la noche).

No remuevas el agua de la laguna no respires.
Para ser tuyo tendría que morir.

Confórmate con su salvaje lejanía
con su ajena belleza
(si vuelve la cabeza escóndete entre la hierba).

No rompas el hechizo de esta tarde de verano.

Trágate tu amor imposible.
Ámalo libre.

Ama el modo en que ignora que tú existes.

Ama al cisne salvaje.




1 comentario:

  1. ¡Magnífico!

    "Ama el modo en que ignora que tú existes"

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar