martes, 27 de enero de 2009

Juan Eduardo Cirlot (1916-1973)



XXIII


Ya nunca volveré a la claridad
y nunca olvidaré que la alabanza
es siempre una expresión de la esperanza
en medio de la herida oscuridad.

Y nunca dejaré mi soledad
por ver si la pasión que a mi me alcanza
prosigue en otra rosa lotananza
y no maldeciré mi enfermedad.

Ser diferente a todos es victoria
que se puede pagar con sufrimiento
al margen de la hojas de la gloria.

Ser diferente a todos es un don.
El mundo es un relámpago,momento,
en el que solo soy donde no son.

del libro,44 sonetos de amor,ediciones península,barcelona,1993

4 comentarios:

  1. Gracias por este Soneto. Arte mayor.
    Saludos desde Córdoba.
    Alicia

    ResponderEliminar
  2. Un gusto en conocer este blog, lo cual fue posible, por tu entrada en el mio.
    gracias
    Continuamos siguiendonos. Abrazo
    Roxana

    ResponderEliminar